25/4/13

Mariana Ruiz Johnson

Hoy entrevistamos a la actual Premio Compostela de Álbum Ilustrado: Mariana Ruiz Johnson, esta joven argentina que nos deslumbra con sus geniales ilustraciones.



1. Nos puede hablar un poco de sus últimos trabajos publicados.
Hablaré de dos trabajos que se publicaron en 2011-12. Por un lado, “Conejo y sombrero”, de Ekaré, un libro que escribió la colombiana Verónica Álvarez que cuenta, en rima, una historia muy divertida sobre un conejo que encuentra un sombrero mágico. Leí el poema en el blog de esta escritora, a quien había conocido en Buenos Aires, y casi sin pedirle permiso, comencé a ilustrarlo. Por suerte terminó en buenas manos y cuidadosamente editado.
Por otro lado y en otro tono, en el mismo año publiqué “J´ai un ours” (“Yo tengo un oso”, Gallimard Jeunesse, Francia), un libro casi monocromático que trata sobre una niña y un oso que le cuenta anécdotas de su tierra. Es una especie de catarsis de mi relación ambigua con los zoológicos. El libro fue escrito e ilustrado por mí.




2. Nos podría adelantar algo de los proyectos que esta realizando en estos momentos.
Estoy trabajando en un proyecto sobre versos de mi país. Junto a una amiga que es antropóloga, estamos investigando el acervo cultural de la Argentina para realizar un proyecto multimedial que incluye un libro, música y videos.
También tengo varios proyectos en transición, tengo una carpeta en mi ordenador con ideas esperando ser desarrolladas.


3. Ha sido recientemente galardonada con el VI Premio Compostela de Álbum Ilustrado. ¿En qué momento le llega este premio?
El libro “Mamá”, con el cual me dieron el premio Compostela, es un proyecto autorreferencial en el que confluyen ideas y estéticas que vengo investigando hace varios años. Tal vez sea el libro que más tenga que ver conmigo entre todos los que hice, ya que es producto de mi primer año juto a Pedro, mi hijo, y un homenaje a las madres de este mundo.
Este premio fue la confirmación de que la maternidad no tiene por qué estancar la carrera de una mujer, sino que puede potenciarla si una lo permite. Que el libro se llame “Mamá” es para mi una paradoja maravillosa.




4. Usted realiza ilustraciones para los Emiratos Árabes ¿Qué tienen de especial y de característicos estos trabajos?, ¿Es complicado adentrarse en este mundo?
Me ha tocado ilustrar dos libros para los Emiratos, uno de ellos trata justamente sobre las comidas tradicionales de la cultura árabe. Por suerte la editorial me facilitó mucha documentación visual. Lo más difícil fue salir del estereotipo que yo tenía de esa cultura, y en eso me ayudo la editora. Todavía me sorprende haber podido mostrar en las ilustraciones un mundo desconocido para mí. Se que la autora, Maitha Al Khayat, quedó contenta con las imágenes y es un honor para mi tener la posibilidad de interpretar las ideas de una mujer con una crianza tan diferente a la mía.


5. Posee una genial página web y blog ¿Qué facilidad le dan las nuevas tecnologías? 

6. ¿Qué materiales y técnicas usas?
Fui mamá hace más de un año, y tuve que abandonar las técnicas que utilizaba hasta entonces (acrílicos, témperas) en pos de las técnicas digitales, que son las que me permiten interrumpir el trabajo cada vez que me necesita mi hijo. Utilizo la tableta para bocetar y pintar. Me permite jugar con las formas, el color y la composición en poco tiempo. Creo que esto ha potenciado mi trabajo ya que soy una persona muy ansiosa. También utilizo internet para viajar enormes distancias en escasos segundos.






¿En qué te inspiras?
Me inspira la naturaleza: los animales, sus movimientos y el diseño de sus pelajes y cuerpos. También el arte popular de mi continente. He tenido la posibilidad de viajar por mi país, y también por Chile, Uruguay, México, Brasil, Bolivia, Perú y Ecuador, y esto me ha llenado la cabeza de imágenes que reaparecen cuando me pongo a dibujar. Y también el cine, porque es el gran arte narrativo y tiene mucho que enseñarnos a los que contamos historias a través de nuestras ilustraciones.


7. Nos podría recomendar un libro de Literatura Infantil o Juvenil, y por qué.
El libro “Bailar en las nubes” (Kalandraka), de mi amiga Vanina Starkoff. Tuve el privilegio de ver crecer la historia, y estoy convencida de que habla dulcemente a los niños de lo enriquecedor que resulta el encuentro con el otro, de los pequeños universos que habitan en cada ser humano. Revaloriza la vida en comunidad en un mundo cada vez más egoísta.
Por otro lado, “De cómo nació la memoria del bosque”, de Rocío Martínez (FCE), que muestra cómo un libro para niños puede conmover hasta las lágrimas y hacer una reflexión existencial, filosófica y ecológica, sin perder esa exquisita sencillez que tiene. 




8. ¿Qué le preguntaría a su ilustrador/a favorito?
La verdad es que no siento ganas particulares de conocer más que los libros de los ilustradores a los cuales admiro. Si el ilustrador es bueno, siento que el libro habla por si solo.
Tal vez sea porque tengo el gusto de tener muchos amigos ilustradores e ilustradores amigos a los cuales admiro muchísimo, y ¡creo que me he sacado las ganas mirando cómo trabajan y conociendo sus opiniones!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada